"". Asuntos Legales.: P.G.V.

sábado, 17 de diciembre de 2016

P.G.V.


Penitenciaria General de Venezuela (P.G.V.), 1944, mediante decreto se inicia, substituyendo la anterior Penitenciaria General que funcionaba en Puerto Cabello, solo debía albergar a los sentenciados a pena de presidio físicamente útiles para trabajos de construcción de la penitenciaria modelo, es decir, los reos construyen la edificación, siendo inaugurada oficialmente en el año 1947.
Muchas cuentos, fabulas, leyendas, quedaran en la memoria de muchos, en la presente serie titulada "PGV", vamos a conocer muchas historias de ese recinto carcelario, reflejando taxativamente la vivencia de abogados, abogadas y ex presidiarios, respetando su identidad, por motivos evidentes.
Nuestra primera historia nos las cuenta una abogada penalista, la mencionare como Barbará Rosario:
"La primera vez que ingrese a la PGV, fui conjuntamente con mi asistente, al principio claro estábamos un poco atemorizadas, en la puerta, un portón negro conversamos con unos guardias, el cual nos permitió el acceso, caminamos un trayecto como de quinientos metros, en donde se puede leer, "Penitenciaria General de Venezuela", allí estaba otra comisión de guardia en donde nos identificamos como abogadas, el guardia abrió una puerta de vigas y alfajor, porque entramos por la parte del internado Judicial los Pinos, allí estaban varios internos armados, el cual nos custodiaron a la parte administrativa, visualizando una oficina de medicina la cual "poco funcionaba", conversamos con el director del penal, manifestándole nuestra presencia y nuestra necesidad hacer firmar unos documentos, los internos siempre estuvieron custodiando, seguimos caminando, y atravesamos una puerta que dividía, la parte administrativa con la población carcelaria, estando allí se nos acercaron muchísimos internos solicitando asesoría y ayuda en sus respectivos casos, están personas salían de varios sitios que habían de ventas (comida, agua, refresco, droga, entre otros), a medida que íbamos avanzando la multitud crecía, hasta que nos paramos en donde habías habitaciones llamados "bugís", allí conversamos y prestando asesoría, dándonos cuenta de que existen muchísimas personas olvidadas por el estado, por cuanto habían unos que habían pagados ya sus penas y continuaban detenidos, otros que ni siquiera se le había realizado la preliminar pasados muchos más de dos años, otros que estaban en fase de juicio, visto que los traslados nunca se hacían y el estado nunca busco la solución, duramos como cuatro horas allí, se podía visualizar que habían motos circulando libremente por los pasillos, al punto que una por poquito me lleva por delante, tremendo susto, regresamos por la misma vía conjuntamente con los patrocinados…"
En cada una de las historias, rememoraran, todos las situaciones internas de este centro penitenciario, con toda premeditación lo estoy realizando a los fines lleguen como eco informativo a quien tenga que llegar. Les prometo historias totalmente exclusivas y fidedignas en las próximas partes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario